LAS JUNTAS GENERALES DE BIZKAIA ELIGEN A ELIXABETE ETXANOBE LANDAJUELA PRIMERA DIPUTADA GENERAL DEL TERRITORIO

  • El pleno de la Cámara vizcaína ha elegido esta tarde en primera votación, por mayoría absoluta, a la juntera jeltzale para dirigir la Diputación durante los próximos cuatro años.
     
  • Presenta un Ejecutivo con 9 departamentos, siete en manos del PNV y dos que serán gestionados a propuesta del PSE-EE.


(Gernika, a 5 de julio de 2023) La candidata del grupo juntero Euzko Abertzaleak-Nacionalistas Vascos, Elixabete Etxanobe Landajuela, ha sido elegida hoy, en el pleno de Elección celebrado en la Casa de Juntas de Gernika, Diputada General de Bizkaia, gracias al apoyo de 31 apoderados y apoderadas; una mayoría absoluta que suman su grupo parlamentario y el grupo Socialistas Vascos. 

Tras la votación, ganada en primera vuelta, la presidenta de las Juntas Generales, Ana Otadui, ha procedido a proclamar a Etxanobe máxima responsable del Gobierno foral, después de que la candidatura presentada por Iker Casanova, de EH Bildu, haya obtenido menos apoyos, concretamente 14 votos. El acto protocolario se ha realizado ya en el exterior. Acompañada de la Mesa de la Cámara, la nueva Diputada General ha tomado posesión del cargo y ha realizado el juramento bajo el Árbol de Gernika.

“Zuganatzen dozun erantzunkizuna ohorez eta zintzotasunez beteko dozula badakigu. Beraz, hartu egizu Aginte-Makila hau hartzen duzun ezaugarritzat”. Con estas palabras, la presidenta de la Cámara vizcaína, Ana Otadui,  ha entregado el bastón de mando de Bizkaia a la sexta persona que se pondrá al frente de la Diputación foral en la etapa democrática. La primera mujer en ocupar el primer asiento del Ejecutivo foral sustituye desde hoy en el cargo a Unai Rementeria, quien ha gobernado el Territorio durante los últimos ocho años, dejando atrás las etapas de José María Makua, José Alberto Pradera, Josu Bergara y José Luis Bilbao.

Tras recibir el bastón de mando, la Diputada General ha anunciado su equipo de gobierno, el cual contará con 9 departamentos –el mismo número que la legislatura pasada- que estarán dirigidos por siete jeltzales y dos socialistas. Repiten en el nuevo Ejecutivo Teresa Laespada (Empleo, Cohesión Social e Igualdad), Amaia Antxustegi (Acción Social), Imanol Pradales (Infraestructuras y Desarrollo Territorial) y Ainara Basurko (Promoción Económica), y se incorporan Ager Izagirre (Administración Pública y Relaciones Institucionales), Itxaso Berrojalbiz (Hacienda y Finanzas), Leixuri Arrizabalaga (Euskera, Cultura y Deporte), Arantza Atutxa (Sostenibilidad y Medio Natural) y Sonia Pérez (Transportes, Movilidad y Turismo). 


INTERVENCIONES

La sesión plenaria de investidura, que se ha desarrollado en horario partido de mañana y tarde, ha comenzado con la intervención de las dos personas que habían presentado candidaturas: Elixabete Etxanobe, por EAJ/PNV, e Iker Casanova, por EH Bildu. Finalmente, Raquel González, del PP, retiró el lunes la que inicialmente había registrado el viernes pasado. 

Antes, en otra sesión que apenas ha durado diez minutos, el pleno ha aprobado por unanimidad el dictamen de la comisión de Incompatibilidades en donde se señala, tras estudiarse las declaraciones de las y los 51 representantes de Bizkaia, que “ningún apoderado o apoderada se encuentra incurso en causa alguna de incompatibilidad.”

Posteriormente y ya en el pleno de Elección y antes de convertirse en Diputada General, Etxanobe ha explicado las líneas generales de su acción de Gobierno para el próximo cuatrienio. Así, ha comenzado su intervención explicando que su gobierno pretende conseguir una Bizkaia “más igualitaria, y una sociedad cohesionada y avanzada”. Ha mirado atrás para congratularse de que gracias al esfuerzo de “todos” el Tour ha sido “una gran fiesta” y ha hecho un llamamiento para, “entre todos” también, aumentar la participación de la ciudadanía en la política, teniendo en cuenta que la abstención en las pasadas elecciones creció cinco puntos. Echando la vista más atrás –ocho años del Gobierno foral de Unai Rementeria-  Etxanobe ha significado que el gobierno de coalición de PNV y PSE, ha aportado “estabilidad” y “ha dejado hoy una Bizkaia mejor que la que teníamos en 2015”.

En cuanto a las propuestas concretas para su mandato, Etxanobe ha puesto el foco en “reforzar el carácter integrador de esta sociedad”. En el ámbito de la protección social, se pondrán en marcha modelos “experimentales” de atención a víctimas de abuso sexual infantil como el modelo Barnahus; se pondrán en servicio nuevos centros EtxeTIC en Zalla, Mungia, Markina y Basauri; y se abrirán dos nuevas residencias, con 120 plazas de unidades convivenciales, en Sestao y Abadiño. Además, se crearán 100 nuevas plazas sociosanitarias.

Etxanobe ha destacado también que Bizkaia “tiene una deuda con las mujeres”, por eso se impulsarán medidas para que la sociedad “complete el camino de la igualdad”. Además de estas políticas igualitarias, el bienestar económico y la generación de empleo estable y de calidad “seguirán siendo una línea estratégica”. En este sentido, la Diputación impulsará la segunda fase del referente internacional de emprendimiento BAT y se creará un Fondo Industrial y de Talento dotado con 60 millones de euros. El nuevo Ejecutovo abordará además el segundo Plan de Empleo.

En cuanto al sistema tributario, el nuevo Ejecutivo “elaborará una reflexión” sobre el mismo, “sin poner en riesgo lo que ya tenemos”. En la Hacienda foral se trabajará por incorporar a alrededor de 90.000 contribuyentes con actividad económica al sistema Batuz. 

Y en cuanto a la movilidad, Etxanobe trabajará por “recuperar” las cifras de viajes prepandemia del transporte público y por seguir impulsando la red de vías ciclistas con dos hitos: el bulevar de la ría y el puente entre Erandio y Barakaldo. En su intervención, se ha referido también a la materialización de la Línea 5 del metro, el impulso de la Línea 4, y la renovación de la flota del Bizkaibus, además de pasos para suprimir el gasto del trasbordo en el transporte público. Y en carreteras, ha mecionado el compromiso con el subfluvial de la Ría, el cubrimiento de La Avanzada, y las variantes de Markina, Ermua y las Carreras.

En materia cultural, la Diputación seguirá dando pasos para materializar el Guggenheim de Urdaibai, así como para conseguir una administración “eficiente, moderna y cercana”. Se ampliará la red de oficinas Gertu. Y, por último, junto con los ayuntamientos, se revisará el sistema de financiación municipal.


CAMBIO DE PARADIGMA

Por su parte, el candidato y portavoz de EH Bildu, Iker Casanova, que ha contado con el apoyo de los 14 apoderados y apoderadas de su grupo, ha planteado actualizar la forma de hacer política, ya que el mundo se encuentra “ante un cambio de paradigma” debido a los avances tecnológicos (computación cuántica y la Inteligencia Artificial) que provocan “vértigo e incertidumbre” en la sociedad. El juntero abertzale se ha referido a que hay “un agotamiento de la globalización neoliberal” lo que “requiere renovar el análisis”.

En este sentido, Casanova ha planteado convertir la politica “en fuente de solución y no en un problema”, y en “evitar las inercias del pasado”. Por esto, ha planteado un tipo de fiscalidad más progresiva, ya que “se percibe un reparto cada vez más injusto de la riqueza”. La recaudación se apoya en dos terceras partes en los trabajadores y por ello ha pedido cambiar la progresividad, por ejemplo incluyendo nuevos tramos en el Impuesto de Sociedades o más pagos por beneficios empresariales.

Las apuestas estrellas de la Diputación han virado en los últimos tiempos hacia el turismo y los eventos, según él, “dando la espalda a la industria”, que es “fuente de riqueza y de empleo de calidad”. En este sentido, Casanova apuesta por la Industria 5.0, avanzada y responsable social y medioambientalmente. Con esta idea plantean crear un parque tecnológico en Burtzeña (Barakaldo). Y, por último, el principal grupo de la oposición ve necesario un pacto territorial para invertir el 3% del PIB en investigación y desarrollo, ya que “apenas estamos en el 1,96%”.

En materia de infraestructura, el candidato de EH Bildu ha apoyado la variante de Ermua y el derribo del viaducto de Rekalde. Y en cuanto a la Avanzada plantea “ampliar” el soterramiento. Estas nuevas inversiones deben ir acompañadas de políticas para disminuir tráficos y para mejorar el transporte público.

Y en cuanto a los cuidados, Casanova ha apostado por que se trabaje de manera pública y comunitaria, eliminando la privatización de este sector, mejorando los ratios del personal e incorporando más trabajadores. Ha pedido también que la Diputación de respuesta a la emergencia decretada por el cambio climático, ya que las políticas “no están en consonancia” con esta situación. Por último, ha pedido “un gran pacto” por el sector primario ya que el caserío “está desapareciendo”.


GRUPOS JUNTEROS

El grupo Mixto-Elkarrekin Bizkaia, en boca de su portavoz en las Juntas Generales, Eneritz de Madariaga, no ve “cambio alguno” en las políticas acordadas por socialistas y jeltzales, y ha tendido la mano para buscar acuerdos “entre diferentes de izquierdas” para la defensa de lo público, tras el aumento de votos de PP y Vox en las pasadas elecciones. De Madariaga ha criticado que la fiscalidad no está sirviendo para distribuir la riqueza, porque las rentas de capital están “bien tratadas” y la recaudación se sustenta en las rentas del trabajo. Además, ha pedido que el próximo Gobierno se preocupe más de las condiciones laborales de los trabajadores del sector público y de plantear cambios en el sistema de cuidados, al tiempo que lamentaba la falta de políticas eficaces que impulsen el desarrollo tecnológico e industrial de las comarcas.

Por su parte, la portavoz del grupo Popular Vizcaíno, Raquel González, ha señalado que su grupo apuesta por un modelo “muy alejado” de lo presentado hoy por los dos candidatos. En su intervención, González ha pedido bajar impuestos para activar la economía y generar empleo, dando un tratamiento favorable a los autónomos y a la atracción de talento joven. En este sentido, los populares abogan por la eliminación de los impuestos de Sucesiones y Patrimonio, y por “eliminar gastos superfluos o duplicidades” en la Administración para “desviar” recursos al progreso económico. Según ella, urge volver al “pelotón de cabeza” en política industrial y en luchar contra el déficit demográfico. Tras criticar obras “faraónicas” como la Supersur o el subfluvial de Lamiako, ha puesto el foco en que la variante de Rekalde y la de Ermua “se hagan realidad” y en materializar las líneas 4 y 5 de metro, al tiempo que pedía un compromiso foral para la llegada del tren de alta velocidad.

El portavoz del grupo Socialistas Vascos, Goyo Zurro ha defendido el acuerdo programático de Gobierno alcanzado con el PNV, que pivota sobre “10 ejes estratégicos y 150 medidas”. Entre éstas, ha citado el desarrollo del segundo plan de empleo,  la promoción de Bizkaia como destino turístico, la lucha contra la soledad no deseada, el impulso al nuevo modelo de cuidados o la erradicación de la violencia machista. Entre los deberes para el nuevo Ejecutivo, ha apuntado la mejora del transporte público (líneas 4 y 5 de Metro o la mejora de Bizkaibus) y el desarrollo de nuevos viales como las variantes de Rekalde y Ermua, o la materialización de nuevas vías verdes. Y en materia de fiscalidad, Zurro ha centrado los esfuerzos en adaptar la normativa tributaria a las tres grandes transformaciones: la transición tecnológica-digital, la energético-climática, y la social y sanitaria.

La apoderada de EH Bildu Bea Ilardia ha defendido que, mientras el candidato de la coalición soberanista ha planteado “una nueva forma de hacer política”, la opción jeltzale es “seguir una política continuista”, de “vender productos estrellas” sin conocer "la rentabilidad social y económica" y sin tener en cuenta a los agentes implicados. Ilardia ha criticado al PNV que, tras las elecciones del 28 de mayo, haya sido "capaz de pactar" con el PP, que ha advertido que su apoyo no era "gratis", algo que ha lamentado también Elkarrekin Bizkaia.

Finalmente, en palabras del portavoz del PNV, Jesús Lekerikabeaskoa, el pacto alcanzado con los socialistas no cierra “ninguna puerta a nadie”, sino que establece “las bases de partida, del diálogo, sin ningún tipo de veto”.