Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

  • Facebook
  • Instagram

Acceso miembros

Noticias

Fecha24/06/2020

Gernika

EL PLENO DE LAS JUNTAS GENERALES DE BIZKAIA APRUEBA EL DECRETO QUE REDUCE EL IVA DE PRODUCTOS SANITARIOS Y CULTURALES

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
  • Se trata de una transposición del Real Decreto-Ley 15/2020, de 21 de abril.

  • El Parlamento de Bizkaia tumba mociones de EH Bildu y Elkarrekin Bizkaia que perseguían cambios en el modelo social y de residencias de Bizkaia, y en la fiscalidad.

(Bilbao, a 24 de junio de 2020). El pleno de las Juntas Generales de Bizkaia ha aprobado sin ningún voto en contra el Decreto foral normativo, de 26 de mayo, que modifica el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) en territorio vizcaíno para lograr abaratar la adquisición de productos sanitarios y culturales. Esta modificación supone adaptarse al Real Decreto-Ley 15/2020, de 21 de abril, e incorpora, por tanto, “medidas urgentes complementarias” en este impuesto derivadas de la emergencia sanitaria del Covid-19, según ha explicado el diputado foral de Hacienda y Finanzas, José María Iruarrizaga. Este cambio en el IVA “pretende dar soporte al tejido productivo y social”, y a su vez, “facilitar que la actividad económica se recupere en cuanto empiece a remitir esta situación de emergencia”.

Así, en lo que respecta al suministro de material sanitario, se establece un tipo impositivo del IVA del cero por ciento hasta el 31 de julio, aplicable a las entregas “interiores, importaciones y adquisiciones intracomunitarias de este tipo de bienes cuyos destinatarios sean entidades públicas, sin ánimo de lucro y centros hospitalarios”.

Asimismo, se introducen cambios en el cálculo de los pagos fraccionados de la cuota trimestral del régimen simplificado del IVA como consecuencia del estado de alarma declarado en el período impositivo 2020.

En cuanto a los productos culturales e informativos, éstos también se benefician de una rebaja en el IVA. Teniendo en cuenta que el confinamiento ha hecho incrementar la demanda de productos culturales y de información de la ciudadanía, se reduce al 4 por ciento el tipo impositivo aplicable a los libros, periódicos y revistas digitales eliminando así, la discriminación existente en materia de tipos impositivos entre el libro físico y el libro electrónico.

Finalmente, para flexibilizar el régimen de pymes y autónomos, se elimina la vinculación obligatoria que durante tres años se establece para la renuncia al régimen especial simplificado y al régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca del Impuesto sobre el Valor Añadido, pudiendo volver a aplicar dichos regímenes en el ejercicio 2021.

Todos los grupos junteros han votado a favor de estos cambios, excepto EH Bildu que, pese a estar conforme con el contenido del texto, ha querido “denunciar” con su abstención la “falta de competencia” en este tributo.

CAMBIO DE MODELO SOCIAL Y ECONÓMICO

A continuación, el debate ha girado hacia un cambio en el modelo social y económico de Bizkaia que planteaban los grupos EH Bildu y Elkarrekin Bizkaia. La portavoz de este último grupo , Eneritz de Madariaga, ha abierto la discusión demandando, a través de una Moción, un cambio de “prioridades” en el gasto de la Diputación mediante una modificación presupuestaria, porque las cuentas actuales, según ella, “no pueden dar respuesta a las urgencias sociales”. Ha pedido eliminar inversiones como el subfluvial de Lamiako o la Torre Bizkaia, casi 20 millones de euros entre los dos proyectos, que podrían servir para “rescatar a la ciudadanía”. Ha pedido reorientar estas inversiones a “desarrollar políticas de empleo, fortalecer los servicios públicos, reconocer derechos sociales, a la lucha contra la pobreza, las desigualdades y la exclusión social y al impulso de la actividad económica con un fuerte carácter ecológico y de transición”. La iniciativa ha sido rechazada por 33 votos en contra (PNV y PSE-EE), 16 a favor (EH Bildu y Elkarrekin Bizkaia) y 2 abstenciones (PP).

Las críticas han llegado desde las filas de los tres grupos que no han dado el sí a la Moción. Para la portavoz del PP, Amaya Fernández, la iniciativa del grupo morado es una “fórmula conocida” que en otros países ha servido para “socializar hacia abajo”, y que ha conllevado “menos progreso social y económico”. “Es falso que el Gobierno foral no tenga en cuenta las prioridades de la ciudadanía”, ha respondido, por su parte, el socialista Ekain Rico, al defender que “todas” las políticas de la Diputación están enfocadas a “las políticas de empleo y políticas sociales, y al desarrollo económico”, criticando, asimismo, que traslade a la sociedad que “solo” el programa del grupo morado defienda a la ciudadanía. Por su parte, para el portavoz jeltzale, Jon Andoni Atutxa, la moción de Elkarrekin Bizkaia “supone una enmienda a la totalidad” al Presupuesto foral, algo que ya fue debatido y rechazado en las Juntas Generales. El portavoz del PNV en la Cámara vizcaína ha pedido al grupo morado que salga de la “radicalidad”, ya que piden “el todo o nada, el blanco o negro” y “para avanzar se necesitan acuerdos”.

EH Bildu ha sido el único grupo que ha apoyado la moción de Elkarrekin Bizkaia, ya que para Arantza Urkaregi “no sirven las recetas de siempre”. Ha pedido un cambio socioeconómico que centre su gestión en políticas sociales que modifiquen “los cuidados en el ámbito público, con la creación de más puestos de trabajo en este ámbito, con mejor remuneración, y la creación de una red de servicios de calidad en temas de dependencia o de cuidados de nuestros mayores”.

FISCALIDAD

A través de una Moción, debatida a continuación, la coalición abertzale ha pedido un cambio fiscal basado en la “progresividad” para conseguir mayores ingresos y atender un mayor número de necesidades como consecuencia de la Covid-19. “Para que quienes más tienen, paguen lo que les corresponde, algo que no ocurre ahora”, ha sostenido Arantza Urkaregi. La iniciativa ha sido desestimada por 35 votos contrarios (PNV, PSE-EE y PP) y 16 favorables (EH Bildu y Elkarrekin Bizkaia).

En concreto, la coalición abertzale ha defendido la implantación de una “tasa COVID”, dirigida “a las personas y empresas con mayor capacidad económica, incrementando de forma provisional y progresiva los tipos impositivos de los impuestos directos”. Urkaregi ha pedido también que la Diputación presentase “propuestas de modificación” de la fiscalidad, tras evaluar el impacto de la pandemia.

A esta teoría del cambio fiscal se ha unido Elkarrekin Bizkaia. Sin tener por qué ser una tasa determinada o esperar a tener más datos, este grupo ha pedido cambios “ya” en la fiscalidad. “Nos piden paciencia pero no sé a qué tenemos que esperar para tomar medidas”. “Espero que no sea por un cálculo electoral”, ha dicho Xabier Benito.

El grupo juntero Socialistas Vascos ha pedido, antes de cambiar la fiscalidad, conocer “esa nueva realidad” y, concretamente, saber el montante que tendrán los fondos europeos y el impacto “real” que esta crisis sanitaria provocará en la recaudación. Su juntero Ekain Rico ha defendido, además, “una ordenación de los servicios públicos” en el entramado institucional vasco, “para conseguir una máxima eficacia” de la inversión pública. El Covid-19 es un “punto de inflexión” para volver a hacer una “reflexión meditada” de “cuáles son los servicios públicos que queremos y cómo se financian”.

En esta misma línea, el grupo Nacionalistas Vascos ha defendido que el Gobierno foral esté ahora trabajando para recopilar los datos necesarios y hacer una “foto” de las consecuencias de esta crisis sanitaria, económica y social. Su representante Jesús Lekerikabeaskoa se ha apoyado en lo que ya defendió el diputado foral de Hacienda y Finanzas en el último pleno de control para obtener recursos a corto plazo, es decir, “endeudarse, participar en el reparto de los Fondos Europeos, y minorizar el Cupo” como compensación a las medidas económicas del Gobierno central.

DEBATE SOBRE LA ATENCIÓN DE LOS MAYORES

Por medio de otra Moción, EH Bildu ha pedido cambios en el modelo de residencias del territorio, en base a una evaluación del impacto de la pandemia en los centros para personas mayores. El principal grupo de la oposición quería que la Diputación trasladase a la Comisión de Acción Social de la Cámara vizcaína y a sectores implicados en los centros residenciales para personas mayores (trabajadores y trabajadoras, residentes, familiares de residentes, empresas gestoras y propietarios…), una reflexión sobre las “debilidades y fortalezas” del modelo residencial de Bizkaia. Asimismo, buscaba que se trasladase esta propuesta al grupo de expertos y expertas bajo el convenio suscrito con "Age Platform Europe".

La iniciativa ha contado con el apoyo de Elkarrekin Bizkaia, pero ha sido tumbada por el resto de grupos. PNV, PSE-EE y PP han anunciado el futuro debate de una proposición no de norma, registrada el 5 de junio, en la que plantean, por un lado, pedir al departamento foral de Acción Social elaborar un informe, en el plazo de un mes, del impacto del covid-19 en las residencias, y, por otro, trasladar ese informe a todos los grupos junteros para que puedan tomar las medidas de impulso y mejora de los centros residenciales del territorio. Los tres grupos han pedido a EH Bildu y Elkarrekin Bizkaia sumarse con sus aportaciones a este acuerdo.

Galería de imágenes

Entendido