Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

  • Facebook
  • Instagram

Acceso miembros

Noticias

Fecha08/02/2014

Garamendi

Las Juntas Generales piden que la Ertzaintza "mejore" el tráfico en La Avanzada

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
En Bilbao, a 7 de febrero de 2014.

Las Juntas Generales de Bizkaia han aprobado hoy, en la comisión de Obras Públicas y Transporte, instar al Gobierno Vasco a que “adopte las medidas necesarias para mejorar el discurrir del tráfico en La Avanzada”. En la proposición no de norma presentada por el PP, se traslada al Ejecutivo vasco que sea la Ertzaintza la que ponga solución al problema de congestión que sufre este vial por donde transcurren “más de 95.000 vehículos” al día, según datos ofrecidos por los populares. La iniciativa ha salido adelante con el voto favorable de PP y PSE-EE, y la abstención de PNV y EH Bildu.

Los grupos junteros han admitido que la solución “definitiva” a la congestión viaria de esta vía llegará con la materialización de los proyectos que la Diputación contempla para aliviar el tráfico en la principal vía de comunicación de la Margen Derecha, como es la construcción del puente de Lutxana y del subfluvial de Lamiako. Mientras tanto, el PP ve pertinente dar un “toque de atención” a la consejería de Seguridad para que sea la Ertzaintza, con una presencia “disuasoria y no penalizadora”, la que contribuya a que los ciudadanos no sufran “más pérdidas de tiempo”.

EH Bildu ha mostrado una postura crítica. La coalición abertzale “no ve la forma” en que la policía autonómica puede agilizar el tráfico. Su apoderado, Aitor Torre, ha abogado por la construcción de “carriles bus y de alta ocupación”, para conseguir un doble objetivo: fomentar que viajen más personas en cada coche y trasvasar usuarios del vehículo privado al transporte público.

Por su parte, el PNV ha sostenido que la solución para mejorar el tráfico en La Avanzada llegará con los nuevos proyectos viarios -el puente de Lutxana y el subfluvial-, aunque reconoce que “no es posible” abordarlos en la actual coyuntura económica. A la hora de lanzar posibles medidas de mejora, el apoderado jeltzale Jon Larrea ha sugerido que se consulte primero a los servicios técnicos del Gobierno Vasco y de la Diputación que son quienes tienen que diseñar las soluciones. La iniciativa de los populares la circunscribe en un proceso de “mejora continua” que desarrolla ya la propia Ertzaintza.


CHEQUEO GENERAL A PUENTES Y VIADUCTOS

A petición del PP, la diputada foral de Obras Públicas y Transportes, Itziar Garamendi, comparecía en la comisión para dar cuenta del momento en el que se encuentra el estado de los puentes y los viaductos de la red de carreteras de Bizkaia. La Diputación tiene registradas en su inventario 1.184 estructuras de este tipo.

El proceso seguido en este ámbito comienza con la explotación del inventario disponible, que cada cuatro años se actualiza en las estructuras “más relevantes”. En este registro, Garamendi ha señalado que se establece el estado de las estructuras de forma “cualitativa”. Una vez identificadas aquellas estructuras que podrían precisar una actuación a corto plazo, se establece la ejecución de las necesarias inspecciones principales que pudieran servir de base para la redacción de un proyecto constructivo.

Garamendi ha señalado que a “todas las estructuras se les ha realizado una primera inspección previa y, en algunos casos, se ha realizado la principal”. El objetivo es detallar las patologías existentes para posteriormente redactar los documentos técnicos o proyectos de regeneración necesarios para la ejecución de las obras que, "en el corto plazo", se estimen oportunas.

Precisamente, la responsable foral de carreteras ha anunciado que este mes de enero han comenzado los trabajos de la "inspección final" del viaducto de La Arena, con un coste de 224.000 euros y un plazo de ejecución de dos meses. Los trabajos en curso consisten en el análisis completo de los anclajes inferiores, medición de fuerzas de tensado de los tirantes, monitorización de la fuerza en los tirantes para el estudio de la fatiga en los cables y realización de tratamientos para retardar la corrosión. Finalmente, la inspección se completa con una revisión general de las patologías de oxidación en elementos metálicos de los tirantes y anclajes, estado de pintura, hormigón y elementos de apoyo del tablero del puente en los estribos.

Este estudio definitivo es el paso previo y necesario de cara a, “si es preciso”, elaborar el proyecto de acondicionamiento de esta infraestructura. Según ha informado, esta iniciativa forma parte del “mantenimiento preventivo periódico” de las infraestructuras y superestructuras, que tiene como objetivo "alargar su vida útil”.

De las inspecciones principales efectuadas, se ha establecido la necesidad de realizar otros seis proyectos de rehabilitación o regeneración: en la BI-633, en Mallabia; en el paso superior sobre la BI-637, en Leioa; en el viaducto de Atxazpi, en la BI-3438; en la estructura Ugaldebieta-4; y en los viaductos de Rekalde y del río Kadagua (Zorrotza) de la A-8.