Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

  • Facebook
  • Instagram

Acceso miembros

Noticias

Fecha05/02/2014

Comisión

Bizkaia es el "único" territorio que ha incrementado "la producción y renta agrarias" en los últimos cinco años

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
Bilbao, a 5 de febrero de 2014.

La diputada foral de Agricultura, Irene Pardo, ha defendido hoy en una comparecencia en las Juntas Generales, el estado de salud del sector primario en Bizkaia. Se ha referido a él como un sector “vivo y en desarrollo” que ha experimentado un incremento en el número de explotaciones agrarias debido en buena medida a la “incorporación de 170 nuevos profesionales” en los últimos cinco años. Los datos recogidos por su departamento arrojan que Bizkaia cerró el 2013 con 5.426 explotaciones agrarias, 83 más que en el año anterior. El territorio vizcaíno es el “único” que incrementa la producción y renta agrarias en el último lustro.

Pardo contestaba así al grupo Popular Vizcaíno (PP) que había solicitado su comparecencia por entender que el descenso del número de explotaciones agrarias y ganaderas en Bizkaia era “continuado”. Según los populares, el sector estaba en “riesgo de desaparición” si no fuera por las ayudas públicas. En su defensa, la diputada ha destacado que el sector ha realizado en los últimos años un esfuerzo “muy importante” para adaptarse, modernizar sus explotaciones y profesionalizarse. En buena medida, eso ha sido posible gracias a una inversión económica de 61 millones de euros en cinco años, de los que casi la mitad, “29 millones”, fueron aportados por la propia Diputación, ha señalado. La responsable foral de Agricultura ha manifestado además que las ayudas en relación a la producción estarían muy por debajo de este porcentaje, “en torno al 10%”.

En la Comisión de Agricultura y Medio Ambiente de las Juntas Generales, se han ofrecido otras cifras que hablan de un sector que “está manteniendo el empleo y la riqueza”. Así, la diputada se ha referido a los “8.000 empleos” que se mantienen en el sector agroganadero y forestal vizcaíno y las 187.000 hectáreas que son gestionadas por nuestros baserritarras; 137.000 corresponden a bosque –“el 60% del Territorio”-, 46.800 hectáreas serían utilizadas como pasto para el ganado y 2.100 hectáreas corresponderían a tierras de cultivo. La productividad de estos suelos pasó de generar 128 millones de euros en 2008 a 142 millones en 2013.

En su intervención, Pardo ha destacado también la incorporación de 170 nuevos profesionales y se ha felicitado del "alto grado de consolidación" de las explotaciones lideradas por jóvenes baserritarras que llega al “98%”. La presencia de la mujer como “jefa de explotación” alcanza el “42%” y la media de edad del conjunto de trabajadores agrarios se sitúa en los 50 años. En cuanto a los nuevos “nichos” del sector, Pardo ha subrayado la “mejora genética” efectuada en la raza vacuna pirenaica, los “buenos resultados” en la producción de huevos camperos y el “desarrollo” de los productos ecológicos.

Los grupos junteros han coincidido en destacar la importancia del sector para el desarrollo del territorio y en seguir apoyando al agro vizcaíno. El PP ha invitado a la Diputación a potenciar explotaciones que estén "menos sometidas a los vaivenes económicos" y a explorar, en el sector forestal, posibilidades de negocio para especies autóctonas. El PSE-EE ha pedido, además, que la Diputación trabaje en mejorar la calidad de los productos.

Por su parte, EH Bildu ha abogado por crear otro modelo de consumo como elemento de transformación social y “mayores cuotas de diversificación” de los productos del país aprovechando los circuitos de proximidad. La coalición abertzale ha aprovechado la oportunidad para criticar la actual política europea del PAC (Política Agraria Común) que, según esta formación, “favorece” el desarrollo de la agroindustria “en detrimento del pequeño agricultor”. En este punto, ha habido coincidencia con la diputada. Pardo se ha mostrado conforme a que desde Europa se ayude “directamente al productor en activo”.


MUERTES DE GANADO POR ATAQUES DE ANIMALES

Por otro lado, la Comisión ha rechazado una proposición no de norma del PP que pretendía instar a la Diputación a estudiar “mecanismos de ayuda a los ganaderos que, teniendo su ganado asegurado, sufran pérdidas de ganado por muerte natural, muerte por enfermedad o muerte por accidente o ataque de otro animal”. Los populares pretendían que se desligasen las ayudas públicas de “hipotéticas atribuciones” de la muerte de ganado “a ataques de especies animales salvajes, como por ejemplo los buitres leonados”, y que se anulasen “las ayudas que existan con vinculaciones semejantes”.

El apoderado popular Arturo Aldecoa ha manifestado que no comprende que “transijamos con la trampita” de algunos ganaderos que, para poder cobrar, responsabilizan a los buitres leonados de la muerte de su ganado, porque “no es cierto”. Es poner un “San Benito de especie peligrosa” a un animal que ha ayudado históricamente al hombre a “limpiar el campo”. El representante popular ha señalado que una de las consecuencias de esta mala fama es el envenenamiento de aves que se está produciendo en muchos puntos del Estado. Ha cifrado en “243" los casos de envenenamiento detectados en la Península.

El resto de grupos –PNV, PSE-EE y EH Bildu- han rechazado que la Diputación deba generalizar las ayudas forales por muerte de ganado sin tener en cuenta el motivo del fallecimiento. Para el PSE-EE, la iniciativa es “desconcertante” e incluye “contradicciones”. El juntero socialista Joaquin Colmenero ha criticado al PP por decir que los ganaderos “hacen trampas para conseguir ayudas” y ha apostado por que se hagan los “controles suficientes” para evitar posibles picarescas.

El PNV ha mostrado su “sorpresa” por una iniciativa que considera “desmedida”. “Lo que propone no se ajusta a la realidad”. “No existe un problema”, ha respondido la jeltzale María Presa, quien ha desvelado que en 2013 se produjeron “15 solicitudes” de ayuda por ataques a ganado con resultado de muerte y la Diputación “aceptó 10”. La relación es “insignificante” teniendo en cuenta que en los últimos cuatro años las muertes de cabezas de ganado se situaron en “6.257”, ha dicho.