LAS JUNTAS GENERALES DE BIZKAIA APRUEBAN PRORROGAR HASTA FINAL DE AÑO LA REBAJA DEL IVA EN ALIMENTOS DE PRIMERA NECESIDAD

  • El Parlamento de Bizkaia adapta la normativa fiscal a los cambios introducidos en régimen común en el impuesto que grava productos de la cesta básica como el aceite, los huevos, el pan, la pasta, la leche, y las frutas, verduras y hortalizas, entre otros.


(Gernika, a 18 de octubre de 2023). Las Juntas Generales de Bizkaia han aprobado hoy, en un pleno ordinario celebrado en la Casa de Juntas de Gernika, un Decreto Foral Normativo que modifica otro de medidas tributarias en el Impuesto sobre el Valor Añadido, en el Impuesto sobre el Valor de la Producción de energía eléctrica, en el Impuesto sobre la Renta de no Residentes, y en las tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas. Con vigencia hasta el 31 de diciembre de este año, la aprobación de este decreto supone prorrogar los tipos reducidos del IVA en un listado de alimentos frescos  o de primera necesidad para paliar la subida de los precios causada, en un inicio, por la guerra de Ucrania.

La aprobación de este decreto por unanimidad en la Cámara vizcaína, supone volver a dejar sin IVA productos básicos que en 2022 estaban sujetos al tipo reducido del 4%, así como mantener en el 5% otros que resultaban gravados al 10%. Entre los primeros, se encuentran el pan común, las harinas panificables, la leche, los quesos, los huevos y las frutas, verduras, hortalizas, legumbres, tubérculos y cereales. Y, entre los segundos, en los que se deja el IVA a la mitad, la normativa afectará a los aceites de oliva y de semillas, y a las pastas alimenticias. 

Esta reducción de la presión fiscal permite “contribuir a la reducción del precio final de estos alimentos”, si bien la aplicación de este nuevo IVA temporal queda sujeta en los dos próximos meses (noviembre y diciembre) a la evolución de la tasa interanual de la inflación subyacente (la que excluye la energía y los alimentos no elaborados) si ésta baja del 5,5%, ha explicado la diputada de Hacienda y Finanzas, Itxaso Berrojalbiz. No es el caso, ya que, en septiembre, la inflación subyacente –datos del INE- se situó tres décimas por encima de este valor (5,8%) por lo que la rebaja de impuestos se alargará hasta final de año.
 

DEDUCCIONES AL ALQUILER DE VIVIENDA

A continuación, el pleno ha debatido dos iniciativas de la oposición. Por un lado, el hemiciclo vizcaíno ha rechazado una moción del grupo Mixto-Elkarrekin Bizkaia para intentar modificar los incentivos fiscales en el IRPF al alquiler de vivienda, ya que la actual normativa “no favorece”, según la portavoz de este grupo Eneritz de Madariaga, la salida de viviendas al mercado libre de alquiler para uso residencial habitual, ni los cambios de uso de los pisos turísticos. La formación morada pretendía incorporar a la normativa foral las deducciones que recoge la Ley de Vivienda estatal, que establece una deducción “de hasta el 90%” para propietarios que ofrezcan alquileres a precios “asequibles”. La iniciativa ha sido desestimada por 31 votos en contra (Nacionalistas Vascos, Socialistas Vascos y grupo Popular Vizcaíno) y 15 a favor (EH Bildu y grupo Mixto-Elkarrekin Bizkaia).

El grupo proponente no ha aceptado una enmienda a la totalidad de las dos formaciones que apoyan al Gobierno foral. Jeltzales y socialistas  han pedido, antes de establecer cualquier medida, un análisis de los incentivos fiscales de los arrendamientos de inmuebles destinados a vivienda habitual y que se incluyera éste en los informes de evaluación de las reformas fiscales de 2014 y de 2018 que la Diputación se ha comprometido a presentar en Juntas antes de fin de año.  Nacionalistas Vascos y Socialistas Vascos han defendido que se analice y estudie esta deducción en la revisión fiscal cuya realización está prevista durante el ejercicio 2024. 

Tras abogar por tener en cuenta lo abordado en otras instituciones como el Plan Director de Vivienda 2021-2023 o las resoluciones aprobadas en el Parlamento Vasco, ambos grupos han defendido las políticas fiscales de la Diputación en los últimos años. En este sentido, “no se parte de cero”, ya que hay medidas que “están dado resultados” en Bizkaia, ha explicado el jeltzale Mikel Bagan. Entre los ejercicios fiscales del 2017 al 2021 se ha incentivado la salida de inmuebles “en un 45%” porque se han reducido las cargas impositivas, hasta contar con “75.000 viviendas”. Bagan ha recordado también que se ha incrementado “en un 35%” el número declaraciones con incentivos fiscales, lo que ha supuesto un aumento del gasto fiscal en “un 45%”. Según el socialista José Alberto Álvarez Castrejón este gasto fiscal por deducciones por cuota para viviendas de alquiler han supuesto “51,8 millones” para la Hacienda foral.  

Por su parte, EH Bildu ha planteado a través de otra enmienda a la totalidad, tampoco aceptada por el grupo morado, que la Diputación presentara, en el plazo de tres meses, la propuesta de modificación del IRPF para convertir la deducción por alquiler en una deducción más progresiva en función de las rentas de los arrendatarios, ya que ahora es “muy similar” en función de este nivel de renta.

Desde las filas del grupo Popular Vizcaíno han criticado la recurrida “por muchos” ley estatal de vivienda y la aplicación de las mismas soluciones en todos los sitios, como el de establecer las denominadas “zonas tensionadas” del mercado inmobiliario.


COMBATIR LA OLAS DE CALOR EN LAS RESIDENCIAS

En el segundo pleno ordinario de la legislatura se ha rechazado también una moción de EH Bildu que instaba a la Diputación a que, en colaboración con el departamento de Salud del Gobierno Vasco y las diputaciones de Álava y Gipuzkoa, procediese a establecer “un protocolo de actuación ante las olas de calor en las residencias y centros para personas con diversidad funcional y personas mayores”, algo que no existe según la formación abertzale. La iniciativa ha contado con el apoyo del grupo Mixto-Elkarrekin Bizkaia. El  grupo Popular Vizcaíno se ha abstenido y Nacionalistas Vascos y Socialistas Vascos han rechazado la idea de EH Bildu. 

Ante la proliferación de estos fenómenos climáticos, cada vez “más prolongados y extremos”, la coalición  abertzale cree que era necesario elaborar un protocolo “específico” para los centros mencionados. En estos episodios meteorológicos extremos, sus residentes “son especialmente vulnerables a la deshidratación, al agravamiento de enfermedades crónicas o, incluso, a un golpe de calor”, ha justificado Izaskun Duque, juntera de EH Bildu.

Los dos grupos que apoyan al Gobierno foral han dado por buenas las respuestas que en una interpelación en el último pleno de control ofreció sobre este asunto la diputada de Acción Social, Amaia Antxustegi. En respuesta a la coalición abertzale, la responsable foral dio a conocer el establecimiento de “protocolos de actuación” que deben manejar las residencias forales. Éstos dejan en manos de las y los profesionales de cada centro las medidas preventivas oportunas a establecer en casos de ola de calor.

En este sentido, el socialista Juan Otermin ha defendido el trabajo que se realiza en Bizkaia, ya que no ha habido denuncias de familiares, ni se ha encontrado tampoco “ningún impedimento” en las inspecciones que realiza la Diputación en los centros residenciales. La demostración de que no hay “laguna” o una “urgencia” sobre la elaboración de un protocolo específico, tal y como sugería la coalición abertzale según él, viene avalada por los datos que arroja el sistema MoMo, el sistema estatal de monitorización de la mortalidad diaria, en donde Bizkaia “no sale perjudicada”.