LA DIPUTACIÓN PRESENTA EN LAS JUNTAS GENERALES EL DECRETO QUE ACTUALIZA EL CANON A VEHÍCULOS PESADOS EN CINCO CARRETERAS DE BIZKAIA

  • Se trata de las dos carreteras que ya cuentan con este pago por uso, la N-240 y la BI-625, a las que se unirán “a partir del verano”, según ha anunciado el diputado Imanol Pradales en una comisión, la A-8 hasta el límite con Cantabria, la N-636 desde Durango a Gipuzkoa, y la BI-30 entre Cruces y Erletxes.

 

(Bilbao, a 19 de enero de 2024). El departamento de Infraestructuras y Desarrollo Territorial ha cumplido hoy en las Juntas Generales de Bizkaia el trámite informativo para explicar a los grupos junteros el Decreto Foral por el que se establece la cuantía del canon a vehículos pesados de transporte de mercancías por el uso de cinco carreteras del territorio. Se trata de la N-240 (Barazar) y de la BI-625 desde Laudio a Basauri, ambas en uso, así como de la A-8 desde Basurto hasta el Haya, la N-636 en su tramo Durango-Gipuzkoa (Kanpazar y la BI-30 entre Cruces y Erletxes. El diputado foral de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, Imanol Pradales, ha confirmado que las tarifas se congelarán durante este año y que los tres tramos que quedan por incorporarse al sistema entrarán en servicio ”a partir de verano”.

El pago por uso para transportes pesados se hizo efectivo el 25 de enero del año pasado en dos de estas vías, la N-240 y la BI-625. En ambas carreteras se optó por establecer un canon “inferior” al máximo permitido por Europa que se acompañó con descuentos, tanto por frecuencia de uso como por usar vehículos más eficientes. Estos tramos de pago fueron establecidos por la Diputación a través de la Norma Foral 7/2022 como una forma “equitativa” para que las y los transportistas “contribuyeran a la financiación de los costes asociados a la vías gravadas” de acuerdo a lo establecido por las Directivas Europeas, ha recordado el diputado en la comisión de Infraestructuras y Desarrollo Territorial. 

Desde que se aprobó dicha norma foral, la Diputación ha ido instalando decenas de arcos “free flow” para controlar el paso de los diferentes vehículos por los diferentes tramos acotados. El Decreto foral presentado hoy en la Cámara vizcaína establece las tarifas generales para estos tramos que varían en función del kilometraje. Así, se gravan indistintamente a los llamados vehículos “Pesados I”, que tienen un peso de entre 3,5 y 12 toneladas, y a los “Pesados II”, de más de 12 toneladas. La Diputación ha decidido “congelar” las tarifas que ya se aplicaron en 2023.

Respecto a los peajes para la totalidad de los vehículos, Pradales ha confirmado la aprobación de otro decreto foral, en este caso que incluye las tarifas para 2024 en las vías de pago de su titularidad. Así, el decreto recoge un incremento medio del “3%” para los vehículos ligeros y el mantenimiento del límite de gasto mensual en los “36,84 euros”. El diputado de Infraestructuras y Desarrollo Territorial ha dado a conocer que durante este año se congelarán también las tarifas que afectan al transporte de mercancías en estas infraestructuras que dependen de la Diputación, es decir, la AP-8, la Variante Sur Metropolitana y los Túneles de Artxanda. 

Los grupos de la oposición han aprovechado su turno de intervención para introducir en el debate algunas críticas sobre la política de carreteras de la Diputación. La más dura ha sido la portavoz del grupo Popular Vizcaíno, Raquel González, que ha lamentado que la subida de los peajes viene a justificarse por la pérdida de ingresos en un momento en el que las arcas forales tienen “sobrerecaudación”. Su grupo ha vuelto a plantear una política de “peajes cero” puesto que las infraestructuras “están ya amortizadas desde hace tiempo”.

Desde las filas del grupo Mixto-Elkarrekin Bizkaia y EH Bildu han puesto el foco en la política de carreteras de la Diputación y en su apuesta por el vehículo privado en detrimento del transporte público. Sin rechazar los peajes, ya que son “necesarios”, Ricardo Vaquero, de Elkarrekin Bizkaia, ha pedido otros descuentos atendiendo a necesidades “esenciales” y la apuesta por el transporte público, especialmente el ferrocarril. Por su parte, Aitor López, de EH Bildu, se ha fijado en el “reto” que supone atender “la discriminación entre comarcas” en la gestión tarifaria de las carreteras de Bizkaia.

Tras escuchar a la oposición, Pradales ha querido ofrecer algunos datos para defender una gestión que está dando resultado. “A día de hoy”, ha asegurado, existen “más de 27.400 personas” dadas de alta en el sistema del límite de gasto. En el periodo 2017-2023, la Diputación ha destinado “43,5 millones” a subvencionar este “peaje social”. Por la Supersur pasan hoy “18.000 vehículos de media” cada día laborable, de los que “4.700” son camiones. Con la conexión a la AP-68, esta vía ha captado tráficos de la A-8, creciendo su uso un “23%” en vehículos ligeros y un “6,1%” en pesados. Y, por último, la política del canon por uso para camiones está funcionando, ya que con ella se pretendía desviar tráficos a vías de alta capacidad. Ha reducido, por ejemplo, “un 60%” el tránsito de camiones por Arratia en la N-240.

 

TALA DE ÁRBOLES EN BARAKALDO

Por otro lado, los grupos junteros Mixto-Elkarrekin Bizkaia y EH Bildu habían pedido la comparecencia del diputado para que explicara la posible tala de arbolado que contemplan las obras del futuro puente All Iron en la orilla de Barakaldo. 

Pradales ha señalado que no se tomará “ninguna” decisión sobre los “20 ejemplares de platanero” que pudieran verse afectados por estas obras hasta que Bilbao Ría 2000, propietarios de los terrenos donde se asientan los árboles y donde la empresa adjudicataria pretende acopiar material de obra, envíe un informe para conocer el “cálculo del valor ambiental” que tienen los ejemplares. La Diputación se compromete a “la menor afección posible”. “Si se pueden salvar, se salvarán”, ha dicho el diputado, reafirmándose en que no se tomarán medidas hasta que se conozca el informe.