LA DIPUTACIÓN “NO VA A ESTAR QUIETA” EN LOS DOS PRÓXIMOS AÑOS PARA “HACER VIABLE” EL GUGGENHEIM DE URDAIBAI

  • La diputada general de Bizkaia, Elixabete Etxanobe, comparece en las Juntas Generales de Bizkaia, a petición del grupo Mixto-Elkarrekin Bizkaia, para aclarar la postura de su Gobierno respecto al Guggenheim de Urdaibai, cuya “decisión final” sobre su materialización “se decidirá” en el Patronato del Museo.


(Bilbao, a 20 de febrero de 2024). Después de aclarar que la Diputación no ha cambiado de estrategia en torno a la puesta en marcha del Guggenheim de Urdaibai, la diputada general de Bizkaia, Elixabete Etxanobe, ha señalado, en una comparecencia en las Juntas Generales de Bizkaia, que la institución que dirige “no va a estar quieta” en los dos próximos años para “hacer viable” la materialización de la ampliación discontinua del museo bilbaíno. La labor de su Gobierno será “seguir impulsando los trámites” para llevar a buen puerto la transformación de Dalia, en Gernika, y de los astilleros Murueta, en plena Reserva de la Biosfera, si bien ha dejado claro que la “decisión final” corresponderá al Patronato del museo bilbaíno.
 
A la vista de las “contradicciones” entre las últimas declaraciones realizadas por miembros del Gobierno Vasco y de la Diputación Foral de Bizkaia, en torno al desarrollo del Guggenheim de Urdaibai, el grupo Mixto-Elkarrekin Bizkaia había pedido la comparecencia de la diputada general para que aclarase el futuro de esta infraestructura cultural. Esta formación ha preguntado por las actuaciones a desarrollar durante los próximos dos años en relación a este proyecto, y por las inversiones y partidas económicas ya comprometidas. 

La portavoz de este grupo, Eneritz de Madariaga, ha puesto sobre la mesa el “desencuentro” entre la Diputación y el Gobierno vasco a lo largo de 16 años desde que José Luis Billbao sugiriera la idea. El último capítulo de estas posturas dispares es el encuentro que mantuvieron el pasado sábado en Urdaibai la próxima directora del Guggenheim de Nueva York, Mariët Westermann, y la diputada general, sin el conocimiento del Gobierno vasco.

Tras negar que haya habido un cambio de estrategia en el desarrollo del proyecto, la diputada general ha repasado el estado del mismo, la determinación de seguir impulsando este proyecto, así como de poner en marcha un plan interinstitucional para revitalizar Busturialdea.

Etxanobe ha desgranado el proceso de modificación de los planes urbanísticos que articularán los procesos de participación ciudadana que, junto a las actuaciones medioambientales, el cálculo de las necesidades arquitectónicas o el estudio de la movilidad inducida, constituyen los pasos para determinar la viabilidad de un proyecto cuyo desarrollo y visión conceptual se mantienen bajo el ejemplo de transformación que impulsó el Guggenheim en Bilbao. 

La diputada general ha insistido en la vocación que persigue este proyecto de revitalizar la comarca y contribuir a la mejora medioambiental de la reserva de la Biosfera. En este punto,  ha repasado los avances del plan estratégico 2021-2023 que ya han cristalizado en la definición de  las actuaciones medioambientales recogidas en el acuerdo con el Ministerio de Transición Ecológica, la movilidad inducida o las necesidades desgranadas en el informe realizado por el estudio neoyorkino Cooper Robertson y que sienta las bases para el futuro proyecto arquitectónico de las dos sedes de Dalia y Murueta.

En este sentido, la propuesta de ocupar parte de los 17.500 metros cuadrados de superficie de ruinas industriales en la vieja fábrica de Dalia por un espacio de acogida a visitantes, oficinas, auditorio o área para actividades de investigación con un programa de residencia para profesionales, mediante un edificio de 5.009 metros cuadrados que se integre en el entorno con la certificación energética LEED. Un espacio con residencia para seis artistas, científicos o chefs. En este lugar habrá conferencias de alcance internacional, incluido un simposio anual sobre temas de investigación.

Asimismo y en el caso del astillero de Murueta, que ocupa un suelo urbano industrial de 42.384 metros cuadrados, se plantea una edificación máxima de 7.400 metros cuadrados y la regeneración ambiental del resto de la parcela. En Murueta se plantea sustituir el actual astillero por un museo donde las personas visitantes experimenten la conexión con el arte y la naturaleza.  Para ello, estará dotado con espacios expositivos y áreas para programación educativa y también dispondrá de zonas comedor centradas en la gastronomía local. La idea es que “todas” las personas visitantes lleguen aquí a pie, en tren o en bicicleta.

Teniendo en cuenta la estimación máxima de 150.000 visitantes al año, entre junio y septiembre, el Museo Guggenheim Bilbao “también ha considerado la importancia de estacionalizar las visitas. Dicho de otro modo; impedir la masificación", ha indicado Etxanobe. El impacto sobre el tráfico en la villa foral podía se un obstáculo. Sin embargo, el estudio de análisis de la movilidad inducida desarrollado entre diciembre de 2022 y julio de 2023, señala que tren y autobús serían los medios más utilizados y tan solo el 23% de los visitantes se desplazaría hasta Gernika en coche. En una jornada promedia de verano -ha indicado la Diputada general- estarían accediendo al municipio “87 coches más al día”.

“Queda mucho trabajo para garantizar la viabilidad del proyecto”, ha dicho, especialmente en las modificaciones urbanísticas, que son “muy complejas”. La Diputada General ha indicado que la Diputación ya ha recibido los informes iniciales para la modificación del Plan Territorial Parcial (PTP) Gernika-Murueta, que aborda la movilidad, el impacto ambiental humano o la construcción del bidegorri de Gernika a Murueta. Etxanobe, sin embargo, ha planteado la posibilidad "por ser más garantistas" de introducir modificaciones en base a la recién aprobada Ley de Transición Energética y Cambio Climático de Euskadi, y se ha dado de plazo “3 meses” para disponer de un documento “mejorado”, que pasará después por un proceso de participación ciudadana.  

Un PTP que, junto al Plan de Compatibilización para la ordenación estructural de las parcelas de Dalia y Murueta y que define la edificabilidad, alturas de los edificios o la calificación de cada parcela y el Plan Especial de cada parcela para su ordenación pormenorizada, constituyen las tres figuras que es necesario modificar para determinar la viabilidad del proyecto. 

Los grupos junteros han coincidido en que Busturialdea necesita un plan estratégico para su rehabilitación, si bien no se han puesto de acuerdo en cuáles deben ser los proyectos que se den cobijo en dicho plan. EH Bildu y Elkarrekin Bizkaia se han vuelto a mostrar contrarios al proyecto planteado, ya que no se ha tenido en cuenta las necesidades de la ciudadanía de Busturialdea, sino las del propio Museo Guggenheim. “El futuro de Busturialdea tiene que decidirse en Busturialdea, no en Sabin Etxea”, ha criticado el portavoz de EH Bildu Iker Casanova. Ha pedido que lo que él considera una “moratoria” pueda servir “para articular un diálogo social en la comarca”.

Por su parte, Raquel González (PP) ha señalado que nos encontramos ante una “ralentización impuesta” del proyecto, “porque nadie lo tiene claro. Todo sigue en el aire”, ha subrayado. 

Begoña Gil (PSE-EE) ha puesto el foco en que lo “prioritario” debe ser elaborar y desarrollar un plan estratégico para Busturialdea para ir más allá del museo proyectado; un proyecto que requiere todavía “clarificación”, ya que todavía “no existe una foto final” sobre el mismo.

Desde Nacionalistas Vascos, su apoderado Julen Karrion ha defendido los pasos dados por la Diputación para llevar a cabo el proyecto museístico, una iniciativa que él cree que “ayudará a la rehabilitación de la Reserva de Urdaibai”. 


ÚLTIMO CONSEJO VASCO DE FINANZAS

Por otro lado, la Diputación ha trasladado hoy en la misma Comisión Institucional, Buen Gobierno y Transparencia de las Juntas Generales de Bizkaia, el contenido de la reunión del Consejo Vasco de Finanzas (CVF) celebrada el 12 de febrero, en el que se procedió a la liquidación de las aportaciones al Gobierno Vasco correspondientes al año 2023, ejercicio que Bizkaia cierra con un incremento del 6,9% con respecto a 2022. La aportación al Gobierno Vasco constituye un récord histórico al alcanzar la cifra de 6.102,6 millones de euros.

La diputada general de Bizkaia, Elixabete Etxanobe, ha valorado muy positivamente la recaudación de tributos concertados durante el pasado ejercicio (9.411 millones de euros). Una cifra que, además de suponer un récord para nuestro territorio, se ha obtenido en un contexto económico internacional muy complicado que repercute en las economías familiares y de nuestras empresas.

La recaudación neta por tributos concertados en el año 2023 fue de 9.411,0 millones de euros, cantidad que suponer recaudar 607,5 millones más con respecto a 2022. De este modo Bizkaia ha cumplido tanto el presupuesto anual (+101,2%) como la previsión realizada en octubre (+100,6%). En cuanto a su distribución los impuestos directos (IRPF y Sociedades) han crecido un 11,4% mientras que los indirectos (IVA, Especiales…) lo han hecho en un 2,9%.