LA DIPUTACIÓN ESTUDIARÁ INTENSIFICAR LAS LABORES DE VIGILANCIA EN ARTXANDA PARA FRENAR LA PRESENCIA DE CAZADORES EN LA ZONA DE SEGURIDAD

  • La diputada foral de Medio Natural y Agricultura, Arantza Atutxa, responde en las Juntas Generales de Bizkaia al grupo Mixto-Elkarrekin Bizkaia por el “incumplimiento” de algunas personas cazadoras al “no respetar” el perímetro de seguridad aprobado mediante Orden Foral en diciembre de 2020. 

 

(Bilbao, a 4 de diciembre de 2023). La diputada foral de Medio Natural y Agricultura, Arantza Atutxa, ha comparecido hoy en las Juntas Generales de Bizkaia, a petición de Elkarrekin Bizkaia, para dar una respuesta en relación a las medidas que se van a poner en marcha en Artxanda para aumentar la seguridad de las personas residentes. De cara  a la próxima temporada de caza, la Diputación se ha comprometido a estudiar la intensificación “en momentos puntuales” de las labores de vigilancia en el perímetro de seguridad de “117 hectáreas” que se fijó mediante orden foral en diciembre de 2020 y por el que se prohibía la caza.

El juntero del grupo Mixto-Elkarrekin Bizkaia Ricardo Vaquero ha trasladado a la comisión de Medio Natural y Agricultura de la Cámara vizcaína las quejas de la asociación vecinal Plataforma Arxanda, que ha denunciado que esta zona de seguridad “no se respeta”, lo que está provocando “situaciones peligrosas e incidentes” entre residentes y personas cazadoras. En un escrito remitido hace un año a la Diputación, este colectivo ya pedía la adopción de medidas “preventivas” ante el incumplimiento de la normativa por parte “de cada vez más cazadores”.

La diputada foral ha asegurado que su departamento no ha recibido “ninguna” denuncia en este sentido, y como consecuencia no se ha sancionado “a ningún colectivo o cazador”, aunque ha reconocido que sí se tenía constancia de las reclamaciones del vecindario por medio del escrito que está asociación remitió a la Diputación en la pasada legislatura justo hace un año. 

La responsable foral ha defendido la “estrecha” relación que ha mantenido la Diputación con el vecindario desde el año 2019, que vino a fructificar en consensuar la Orden Foral 5132, de diciembre de 2020, mediante la cual se establecía una zona seguridad de prohibición de caza en “117 hectáreas”, en una lengua de terreno cercana a núcleos urbanos. Esta exclusión se estableció entre la carretera Bi-3741 y una ermita, en terrenos de Bilbao y Sondika, durante un periodo de 10 años. Según la diputada, esta normativa ha servidio para “frenar la presencia de cazadores” en la zona. 

La Diputación seguirá realizando acciones de vigilancia mediante su guardería forestal y llegado el caso, “continuará intensificando” estas labores “en momentos puntuales”, como pueden ser la temporada de caza o cuando se desarrollen eventos extraordinarios al aire libre con público en la zona. Para la próxima temporada de caza, se ha comprometido también a estudiar la instalación de señalética.

Para la oposición, sin embargo, las medidas implantadas no han servido para solucionar la problemática entre residentes y cazadores. Vaquero ha pedido mayor control durante la temporada de caza e, incluso, dejar de subvencionar a la Federación de caza. Raquel González (PP) se ha quejado de que no hay suficientes recursos humanos para vigilar que la normativa se cumpla, ya que el área de control de cada guarda forestal abarca “30.000 hectáreas”, según datos de la propia diputada. La portavoz popular ha insinuado en ampliar el espacio de seguridad. Raul Méndez (EH Bildu) ha pedido, de cara al próximo año, una solución “urgente y efectiva” que podría pasar por incluir “medidas de difusión” de la normativa a residentes y cazadores, una regulación “efectiva” para poder actuar, y un “canal de respuesta rápida” ante denuncias.

La diputada foral ha recordado que “el primer paso” para poder actuar es que se comunique cualquier infracción al departamento. Tras recordar la importante labor que se realiza a través de la caza en el control de la población de corzos y jabalíes, “que también provocan problemas”  ha señalado que, de cara a la temporada de caza de 2024, se estudiará la posibilidad de instalar señalización e intensificar las labores de vigilancia. “Esperamos que todo ello sean medidas suficientes para asegurar la tranquilidad de los vecinos”, ha dicho.