Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

Acceso miembros

Noticias

Fecha20/12/2018

Juntas Generales de Bizkaia

Las Juntas Generales de Bizkaia solicitan a la ciudadanía su colaboración para la elaboración de un censo de retoños del Árbol de Gernika

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
Este año 2018, las Juntas Generales de Bizkaia han puesto en marcha la elaboración de un censo que recoja todos los retoños del Árbol de Gernika distribuidos por el mundo. Un laborioso proceso en el que se está contando con la colaboración de diferentes instituciones, con un papel protagonista por parte de los ayuntamientos de Euskadi, a través de EUDEL, y de las colectividades vascas, a través de la Dirección para la Comunidad Vasca en el Exterior.

A fin de completar este estudio, desde la Presidencia de las Juntas Generales de Bizkaia se ha decidido poner en conocimiento de la ciudadanía los pormenores de este ilusionante proyecto, para solicitar cualquier tipo de información relativa a los robles descendientes del Árbol de Gernika. Una manera de hacer partícipe a personas de todo el mundo de una parte importante de la historia del Territorio Histórico de Bizkaia.

De esta manera, cualquier persona que tenga constancia de la existencia de alguno de ellos (actual o pretérita), puede colaborar mediante el envío de un correo electrónico a la siguiente dirección de email: gernikako.arbola.munduan@bizkaia.eus

La labor de la investigación desarrollada hasta la fecha se ha centrado en la revisión de registros y expedientes de distintos fondos depositados en el Archivo Histórico Foral de Bizkaia, así como en la consulta de los registros de salida de retoños de Juntas de Generales de Bizkaia. Se ha organizado toda esta información junto con la enviada desde ayuntamientos y colectividades vascas. Además, se ha contado con la inestimable colaboración de Joseba Iribar, investigador que ha dedicado más de 40 años a la recopilación de diversos datos sobre la Casa de Juntas de Gernika.

Partiendo de esta base, se ha procedido a la identificación y localización geográfica de los retoños. En los casos donde ha sido posible, se ha constatado su situación actual a través de registros gráficos.

El estudio cuenta actualmente con información relativa a unos 400 retoños, de los cuales se ha logrado constatar en 2018 la supervivencia de 151 ejemplares. Por otra parte, de 36 retoños existen indicios sólidos que hacen pensar que perviven en la actualidad, aunque no se pueda afirmarlo aún con rotundidad. Finalmente, se ha podido constatar la desaparición o deceso de aproximadamente 60 árboles.

Las razones por las que algunos retoños no han logrado sobrevivir responden principalmente a causas naturales – al tratarse de seres vivos- o ambientales. No obstante, a lo largo de la historia, algunos ejemplares han terminado desapareciendo debido a agresiones de corte político. Este sería el caso de los retoños plantados en Estella o el que se plantó junto a la Cruz de Piedra en Luiaondo.

“EMAN TA ZABAL ZAZU MUNDUAN FRUTUA”

Desde que el ilustre bardo Jose María Iparraguirre comenzara a cantar aquello de “Eman ta zabal zazu munduan frutua” en el más que popular himno Gernikako Arbola, las Juntas Generales de Bizkaia han procurado que los lugares más recónditos del mundo contaran con un descendiente del histórico Árbol de Gernika. La realización de este estudio coincide precisamente con la inminente celebración del 200 aniversario del nacimiento en Urretxu del bardo Iparraguirre.

En relación a su distribución geográfica, más de la mitad de los retoños que han podido ser localizados están ubicados en el Territorio Histórico de Bizkaia (87). No obstante, el estudio ha logrado constatar la existencia de retoños en los cuatro Territorios de Hegoalde y en Iparralde.

De igual manera, dentro del Estado se ha comprobado que descendientes del viejo roble han logrado echar raíces y sobrevivir en distintas comunidades autónomas como Galicia y Cataluña.

A un nivel más global, aunque a fecha de hoy no se ha podido confirmar que pervivan retoños en los cinco continentes, sí llegaron a enviarse ejemplares en el pasado. Son los casos del roble que fue plantado en Judea durante la peregrinación vasca a Jerusalén de 1902 y los que pudieron ser plantados en 2006 en Nairobi (Kenia) o en el Jardín Botánico de Sydney de 1996. Se ha contactado con diversas instituciones en todos estos lugares sin haber podido hasta el momento constatar o desmentir que perduren en la actualidad. En Europa se conservan retoños del árbol de Gernika en lugares como el condado de Hampshire (Inglaterra), donde ocupa un lugar de preeminencia a la entrada de un parque botánico, la ciudad alemana de Pforzheim, hermanada con Gernika, o los antiguos campos de concentración de Gurs en Francia o Auschwitz en Polonia.

En América, países como Argentina, Chile, Uruguay o EEUU, con fuerte presencia de colectividades vascas, cuidan con pasión sus retoños. Suelen estar ubicados en las plazas principales de las ciudades o en las casas vascas y bajo su sombra se realizan celebraciones, conmemoraciones y homenajes.

EL RETOÑO MÁS ANTIGUO

Tras analizar los numerosos datos y fechas extraídas de este estudio, se ha comprobado que el retoño más antiguo que se ha localizado por el momento se encuentra, precisamente, en Gernika. El esqueje fue plantado en 1859 a 200 metros de la Casa de Juntas, en el jardín de la casa conocida como Nabor.

Fuera de nuestro Territorio, aunque algunas referencias con tintes legendarios nos hablan de retoños en 1602 en Argentina o en 1724 en Montevideo, el retoño más antiguo que perdura data de 1886 y se encuentra en Rosario de Santa Fé en Argentina. Encontramos otros descendientes centenarios del roble de Gernika en Arenys de Munt en Cataluña (1882), el Centro Vasco Laurak Bat de Buenos Aires (1906), la ermita de San Pedro de Zarikete en Zalla (1912) o en la plaza de Oñati (1917).

EQUIPO RESPONSABLE DEL ESTUDIO

Iker Lope de Bergara es biólogo y técnico especializado en el desarrollo de sistemas de información geográfica en el ámbito del patrimonio natural y cultural. Está realizando este estudio junto con Rebeca López, historiadora y documentalista. Ambos son técnicos de la consultoría de Cultura y Naturaleza Orbela, situada en Bilbao.

Entendido