Batzar Nagusiak - Juntas Generales - Bizkaia

Acceso miembros

Noticias

Fecha29/04/2018

Plantación

El alcalde de Hiroshima expresa el deseo de que el retoño del árbol que sobrevivió a la bomba atómica "enraíce en esta tierra y sea un símbolo de paz"

Compartir

  • Compartir en Facebook.
  • Compartir en Twitter.
Un acto en el que, más allá de la institucionalidad, ha imperado la simbología y el hermanamiento entre dos pueblos. En su intervención, el Lehendakari ha asegurado que hermanar el roble de Gernika y el “ginkgo biloba” de Hiroshima supone “hacer memoria y reiterar la injusticia de los bombardeos indiscriminados contra la población civil”. A partir de hoy, “el símbolo de la paz y la libertad y el símbolo de la esperanza estarán juntos en Gernika”, ha precisado el Lehendakari. A su juicio, es “un honor” poder compartir con representantes de Hiroshima el mensaje de esperanza de que es posible “un mundo sin violencia, sin guerras y sin terrorismos” y “vivir y convivir en paz”.

La comitiva japonesa, encabezada por el alcalde de Hiroshima Kazumi Matsui, ha estado compuesta por Yasuyoshi Komizo, Secretario General de Mayors for Peace; Josep Mayoral, alcalde de Granollers y Vicepresidente de Mayors for Peace; Yasco Suehiro, y la directora de Mayors for Peace. Previamente al acto de plantación han tenido la oportunidad de tener un primer contacto con el edificio parlamentario y el Árbol de Gernika.

La presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, Ana Otadui, junto con el Diputado General, Unai Rementeria, han sido los encargados de trasladar a la delegación unos bosquejos de la historia del Territorio Histórico. Un relato que ha culminado con un emotivo intercambio de obsequios. El Diputado General le ha hecho entrega al edil japonés de una las hojas de roble pertenecientes al Árbol de Gernika. El obsequio japonés, por su parte responde una de las leyendas más representativas de la región: las mil grullas. Este símbolo de paz surgió a raíz de la enfermedad de una niña de Hiroshima como consecuencia de la bomba atómica; con el objetivo de curarse, cuenta la historia, la pequeña confeccionó mil grullas de papel, y al morir Japón se volcó en enviar grullas de papel a su casa.

“Están ustedes ante el símbolo de las libertades vascas, están ante el Árbol y el Parlamento que simbolizan nuestras tradiciones más singulares y milenarias” ha explicado en el mismo hemiciclo la presidenta de Juntas. Con el recuerdo del bombardeo de Gernika presente en su discurso, Otadui ha expresado el deseo de “unir con nuestro simbólico árbol a ciudades que representan lo peor del ser humano en el marco de aquella II Guerra Mundial”. Una unión que se materializa hoy con el acercamiento de “nuestros árboles de la esperanza” y que supone “un nuevo paso en un futuro trabajo en común entre Gernika-Bizkaia-Euskadi e Hiroshima-Japón en favor de la Paz”.

En el mismo espacio, pero desde uno de los escaños, el alcalde de Hiroshima, ha hecho referencia a las similitudes entre ambos pueblos. Sin embargo, además de las infraestructuras emblemáticas y los recursos naturales, Matsui ha resaltado el turismo de paz “como medio para transmitir a los visitantes todos estos valores que he ido mencionando en mis palabras”. Un ejemplo que, como ha especificado, también sigue Gernika y mediante el cual podrán “lograr esa paz inmutable en el mundo”.

Con la llegada del Lehendakari a la dependencia foral, se ha dado comienzo al acto de plantación del Gignko Biloba en el Parque de los Pueblos de Europa, donde se han congregado vecinos y vecinas del municipio, supervivientes del bombardeo de Gernika y las autoridades institucionales.

“La posibilidad de que estemos ante un nuevo episodio de arma nucleares es muy alta”, ha afirmado el alcalde de Gernika, José María Gorroño junto al ya plantado retoño. Asimismo se ha reafirmado asegurando en la falta de cumplimiento del “tratado para la no proliferación de armas nucleares” por parte de “algunos países”. “Parece que no hubiese sido suficiente el cuadro de horror que se vio después de estos acto criminales contra la población civil de Hiroshima y Gernika en que la humanidad fue testigo de la capacidad de destrucción del ser humano”, ha sentenciado.

Con un breve discurso, el alcalde de Hiroshima ha recordado aquel 6 de agosto de 1945 en el que la bomba atómica arrasó la ciudad, incluyendo “el árbol padre de este retoño que plantamos hoy”, no obstante “aunque fue destruido por el fuego y la sinrazón, brotó de nuevo y nos dio valor y esperanza”. Asimismo ha expresado su deseo de que el árbol “enraíce en esta tierra y que sea un símbolo de la paz como su hermano de Gernika”.

El simbólico acto ha culminado con las primeras paladas por parte del alcalde de Hiroshima, el Secretario General de Mayors for peace, el Lehendakari, la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, el Diputado General y el alcalde de Gernika. Un gesto al que se han ido sumando el resto de vecinos y autoridades presentes allí.

Galería de imágenes

Entendido